MUGENDO MARTIAL ARTS: COMO DEFENDERTE ANTE UNA ATAQUE CON ARMA BLANCA

En situaciones en las que nos amenacen con un arma blanca, sea cuchillo, arma punzante,…lo mejor es preservar la calma y no intentar resistirse ante al agresor.

La mayoría de veces, el miedo se apodera de nosotros y reaccionamos de manera incontrolada. Nos encontramos en una situación, en la que sólo hay una manera de intervenir, por eso, debemos hacerlo de manera segura y eficaz.

Para defenderse ante esta situación, es importante mantener una distancia segura con el agresor, ya que esto obligará al agresor a tener que avanzar hasta nosotros y nos dará tiempo para realizar alguna acción de defensa, o poder coger algún elemento cercano que podamos utilizar como arma, como podría ser una silla, un palo, etc.

Si tenemos tiempo, deberíamos examinar el modo en que el agresor sostiene el cuchillo, observando así, el tipo de ataque que podría ejecutar y poder prever la defensa.

Para poder defenderte de un ataque, hay que seguir una serie de pasos:

  1. Mantener la calma: si se entra en pánico, le das ventaja al agresor antes de comenzar.
  2. Pensar en formas de disminuir la situación: en el caso que fuera un atraco, lo mejor es rendirse.
  3. Planear la próxima acción: en caso de que no se pudiera huir, y la única opción sea la defensa, hay que pensar bien que se hará.
  4. Intimidar: Trata de convencerlo de que te deje en paz, esto lo dejaría desconcertado aunque lo más seguro es que no se fuera.
  5. Decidir si pelear o defenderte: si empiezas atacando, el agresor tendrá una ocasión de defenderse, pero tendrás el elemento sorpresa de tu parte. En caso de que el agresor empiece primero atacando, hará que renuncie a la mayor parte de su defensa.
  6. Atacar sus muñecas: sujetarlo por la muñeca que sostiene el arma contrarresta el peligro.
  7. Dirigir el arma lo más lejos posible: lo más posible es que intente arrebatarte el cuchillo con ambas manos.
  8. No dudar: Si intenta convencerte de que lo sueltes, no lo hagas ya que corres el peligro de otro ataque.                                     

Hay que tener en cuenta que las piernas, son más fuertes y tienen mayor radio que el brazo, por eso a veces es preferible usarlo como defensa, siempre desde la distancia adecuada, con margen de seguridad. Esta defensa, lleva muchos riesgos en contra, ya que para poder llevarla a cabo debes saber patear muy bien, ya que de lo contrario será difícil realizarla.

No siempre tendremos ese tiempo para examinar y poder llegar a controlar la situación, muchas veces el agresor nos atacará por sorpresa o simplemente el ángulo del ataque no nos permite el contraataque, si esto pasa, habrá que responder únicamente con una defensa, tan rápido y fuerte como se pueda, evitando el segundo ataque por parte del agresor y controlando la mano en la que el agresor tiene el arma.

Para tener una reacción eficaz, se debería seguir la siguiente secuencia: los ojos perciben el movimiento del agresor, dirigen la información al cerebro, este la procesa y ordena a los músculos que sean concisos para el movimiento concreto, que será el de defensa (todo esto puede acarrear entre uno y tres segundos.

Pero esto no es todo, ya que antes que el defensor capte el movimiento, el atacante juega con ventaja ya que este sabe la acción que va a llevar a cabo, y sólo necesitará el tiempo en el que cerebro de la orden al músculo para llevar a cabo la agresión. Sin embargo el agresor no debe sentirse confiado por ella un arma, ya que tendrá que estar preparada para usar las manos y pies para la defensa o ataque.

Posiciones para inmovilizar al agresor:

  1. Postura de sumisión
  2. Nuestras manos a la altura de nuestro tórax
  3. Sujetar muñeca y golpear genitales
  4. Luxación de muñeca

Hay que recordar, que nunca se sabe con qué tipo de persona estamos tratando, hay veces que al agresor no le importa tener que herir o matar, aunque la mayoría la veces nos encontramos con agresores que una vez consiguen aquello que buscan, se retiran sin llegar a agredir físicamente a la víctima. En este último caso la prudencia es lo más adecuado, es mejor no hacer nada y perder dinero, objeto… que la vida.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − 11 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.