MUGENDO MARTIAL ARTS: COMO PREVENIR UNA AGRESIÓN

La mejor defensa ante una agresión es prevenirla. La prevención simboliza un 90% en seguridad, por ello, los actos se han de concertar en esta etapa. A continuación veremos maneras de pedir ayuda, como actúa y que piensa el agresor antes de atacar y como evitar un ataque.

 

La defensa personal es la disposición de reducir a cualquier agresor, sin que importe la fortaleza física que tenga y sin utilizar armas. No se trata de la fuerza sino de velocidad y del valor ante situaciones de peligro.

Estás equivocado pensando en que no te va a ocurrir a ti,  lo más acertado es actuar de forma preventiva, evitando así que ocurra cualquier ataque.

Cuando un agresor tiene pensado atacar, lleva a cabo cierta preparación:

  1. Elige el blanco: depende del agresor y de cuál sea su objetivo, esto le puede llevar meses, días o segundos.
  2. Identifica el blanco: esto pasa, una vez el agresor ha elegido a su víctima, normalmente si es al azar, es el más distraído, débil, o simplemente aquel que tiene lo que el agresor busca.
  3. Vigila al blanco: en esta fase, el agresor valora la situación antes de atacar.
  4. Ataca: en esta fase el agresor ataca, y ya no hay modo de prevenir.
     

Ninguna persona está libre de un ataque, pero hay medidas de prevención que pueden evitarlo.

  1. Siempre lleva en tu mochila, bolso, coche, una linterna, un silbato, y algún que otro objeto cuotidiano como podría ser un bolígrafo o las llaves, para poder defenderte en caso de agresión.
  2. No es No. En caso de que seas una mujer, y estés en una cita o acabes de conocer a alguien, sé clara y segura de ti misma, cuando pongas límites, así podrás evitar los malos entendidos.
  3. Cree en tus instintos. Si te encuentras en una situación en la que estas incómodo/a, no dudes en marcharte.
  4. Evita el uso desmesurado de alcohol o drogas ya que pueden alterar tus decisiones.
  5. Permanece atento a tus alrededores en los lugares públicos.
  6. No corras sola/o por parques o lugares poco frecuentados. (En caso de ser mujer, recuerda que el ataque  más usual es por la espalda).

Hay que tener en cuenta, este tipo de prevenciones, ya que el agresor:

  1. No quiere arriesgarse exponiéndose
  2. Siempre escoge su víctima
  3. Elige el blanco más fácil, es decir, el más despreocupado
  4. Durante el ataque, el agresor está inquieto y angustiado

Si vemos que hay gente cerca o  que puedan acercarse para socorrernos deberíamos:

  • Gritar fuego, esto despierta el interés de las personas que lo escuchen, muchas de ellas salen de sus casas o se asoman para ver qué ocurre.
  • Gritar Socorro, hace que muchas personas se distancien, ya que esto quiero decir que hay peligro.
  • Gritar el nombre de alguien, “Juan”, es una de las mejores opciones, esto despista al agresor, y hace que este inquieto y tenga miedo de que hayan más personas en el lugar.

En caso de no poder evitar el ataque, recuerda que los puntos más débiles de una persona son: ojos, nariz, rodilla, ingle y cuello. Ante este ataque tan inesperado, el dolor y la sorpresa de nuestro agresor, lo distraerán y esto no dará unos segundo para escapar.

Ante cualquier ataque, siempre hay que avisa a la policía para que nos ayude a identificar al agresor y detenerlo. Piensa que si te ha atacado a ti, puede atacar a otra persona, la mejor forma de evitar que esto vuelva a suceder es pararlo.

¡No esperes más, ven a conocernos, busca tu centro más cercano!

http://www.facebook.com/mugendoartesmarciales/?ref=hl

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Añade aquí tu texto de cabecera