MUGENDO MARTIAL ARTS: TÉCNICA DE DEFENSA PERSONAL UTILIZANDO OBJETOS COTIDIANOS

Cuando somos amenazados o asaltados, frecuentemente el agresor suele hacerlo llevando algún arma para así aumentar el grado de intimidación, y esto nos obliga a estar alerta, preparados, y a desarrollar una estrategia de prevención, así como de reacción para afrontar de una forma real y eficaz todo señal de violencia.

Si bien el cuerpo es el arma más afectiva, a veces necesitamos utilizar algún objeto que nos pueda servir como arma. Podemos crear armas de objetos cotidianos y comunes, fácilmente accesibles.

Algunos de estos objetos podrían ser: ceniceros, libros, paraguas, teléfonos, cinturones, llaves, bolígrafo, peine, lápiz, bastón, botellas, bolso, etc. Estos objetos utilizados correctamente se pueden transformar en un arma eficaz para atacar a la cara de nuestro atacante.

Hay que destacar, que la imposibilidad y la ilegalidad de no poder usar el cuerpo como arma, son efectos negativos del empleo de algún tipo de arma en la defensa personal.

A pesar de eso, si el ataque es inmediato y no hay otra opción, un arma puede ayudarnos. La vida está por encima de todo, por eso nuestro instinto de protegernos siempre va a estar por delante.

 Objetos parecidos a una estaca, como podrían ser: ramas, tronquitos, botellas, tacos de billar, paraguas, martillos, escobas, linternas, etc. Con este tipo de arma, podemos atacar a nuestro agresor con una cierta distancia, evitando a la vez que no se acerque, y poder bloquearlo.

 Objetos parecidos a un escudo, en esta categoría se cubren grandes objetos, que deben ser usados para el ataque como arma, captando el impacto y deteniendo el golpe. En este caso las armas podrían ser: bolsas, maletas, sillas, libros, bandejas, cajas, tablas, etc.

En esta categoría los objetos sirven únicamente para protegernos y no afecta al agresor. Una combinación usual es bloquear al agresor con el escudo y golpearlo en la rodilla o entrepierna.

 Objetos parecidos a un cuchillo, esta categoría abarca objetos que puedan ser utilizados para cortar o herir. En este caso las armas podrían ser: cuchillos, tijeras, destornilladores, botellas, cristales, tenedores, etc.

Estas nuevas armas son utilizadas a media distancia, atacando a las partes más débiles del cuerpo del agresor, en especial a sus muñecas, manos, cara y nuca (partes nunca protegidas por la ropa). La técnica utilizada con estos objetos, es un golpe directo.

 Objetos parecidos a rocas o piedras, como podrían ser: piedras, rocas, botellas, ceniceros, bolas de billar, etc. Hay dos maneras de utilizar estos objetos en una ataque para la defensa, la primera es lanzarle el objeto desde lejos (apuntando a cara o pecho) y la segunda es golpearlo desde una distancia cercana (apuntando a la cabeza u otras áreas débiles)

 Objetos pequeños, como podrían ser: llaves, monedas, relojes, mechero, comida, arena o tierra, etc. Es esta categoría el ataque es hacía los ojos del agresor.

 Objetos parecidos a una cadena, como podrían ser: cadenas, cadenas de bicicleta, cinturones, mangueras, correas de perro, cables de metal, alambres, cuerdas, sujetador, etc. Estos objetos se suelen utilizar, con un golpe de látigo y giro dirigiéndose hacia la cabeza, nuca, rodillas, costillas huesos del cuello.

 Y para finalizar por ahora, unos principios básicos que deben usarse para cualquier arma.

  • Usar lo fuerte contra lo débil: si tu arma de defensa es mucho más fuerte que tu agresor no hace falta prestar mucha atención al lugar exacto del ataque, sin embargo si tu arma es más débil, debes tener claro donde atacar y que no estén cubiertos por ropa.
  • Atacar en 5 direcciones: En la mayoría de los golpes o bloqueos con armas, se deben utilizar 5 direcciones: arriba, abajo, izquierda, derecha, diagonales.
  • Cambiar el arma: Si han conseguido algún objeto para defenderte, no necesitar tenerlo durante todo el enfrentamiento, en algún momento es mejor soltarla, sobre todo si limita tus acciones.
  • No dependas sólo del arma, utiliza también piernas y brazos: Como táctica de pelea, es bueno distraer y confundir al agresor con los brazos y piernas, además de utilizar el arma.
  • Usar movimientos cortos: Los golpes deberían ser cortos y sin señales que alerten al agresor de sus intenciones

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Añade aquí tu texto de cabecera