MUGENDO MARTIAL ARTS: TÉCNICAS DE DEFENSA PERSONAL

Ante una agresión física, hemos de tener en cuenta algunas técnicas que podrían ser de gran ayuda: Una de las partes más delicadas de nuestro cuerpo son los dedos de las manos,  cuando estemos sufriendo un ataque, podemos utilizar nuestramos manos para flexionar los dedos del agresor hacia el lado contrario y así provocarle un fuerte dolor, posibilitándonos fácilmente su agarre. Esta acción se debería realizar antes de que nuestro agresor nos aprisione.

En caso de que el agresor nos coja por el cuello de frente, lo idóneo sería caminar hacia atrás pero sin resistirnos, aún así estaremos esperando el momento perfecto para sacar el dedo índice de la mano y con él le presionamos el cartílago que sobresale del cuello, mientras obligamos a retroceder a nuestro agresor.

También podemos punzar con el dedo índice el hueco de la ‘’nuez de Adán’’, introduciendo el dedo índice en las glándulas salivares del agresor, que se encuentran debajo de la mandíbula.

Hay varias técnicas que se pueden utilizar, cuando nos están atacando y es nuestra vida la que corre peligro:

  • Rodillazo en la cara del agresor, con las manos coger la cabeza de nuestro agresor y pegarle un rodillazo en está
  • Cogerle fuerte y de forma muy segura la oreja
  • Meter los dedos en el cabello del agresor hasta conseguir llegar al cráneo y oprimir con fuerza los nudillos de la mano
  • Tirar del pelo, también es efectivo, sobre todo si es en el área frontal de la cabeza
  • Presionar los pezones muy fuerte
  • Meter los dedos  en forma de gancho dentro de las axilas y presionar muy fuerte
  • Usando los dedos de la mano, ejercemos presión en las arterias del brazo del agresor
  • Con los dedos juntos y la mano abierta, golpear el área posterior lateral del cuello, lo que imposibilitará temporalmente el flujo de sangre al cerebro a través de las carótidas y ocasionará la pérdida del conocimiento del agresor
  • Pisar el pie al agresor, esto le provocará un fuerte dolor y nos permitirá liberarnos
  • Un rodillazo o patada a los genitales o rodilla
  • Un arma efectiva de defensa son las piernas
  • Oprimir con la punto del dedo pulgar el ojo
  • Si nos vinieran por sorpresa y nos intentarán inmovilizar por la espalda, podemos pegar con el codo al cuerpo del agresor, ya que el codo en un buen arma de defensa para este tipo de ataques.
  • La cabeza también es un buen arma de defensa, se puede golpear con ella la cara
  • Un contra ataque mordiendo el brazo
  • Los dientes se podrían utilizar cuando nos cogieran el cuello por la espalda
  • La garganta es un punto débil de nuestro cuerpo, como defensa se podría utilizar la punta de los dedos y presionándolos contra la garganta de nuestro agresor.

Estos son algunos de los ejemplos que se pueden emplear como defensa ante cualquier tipo de agresión física.

Lo idónea sería dominar dos o tres de alguna de estas técnicas, para que en caso de una agresión sepamos utilizarlas correctamente y salir ilesos.

Hemos de tener en cuenta, cuando es el momento de aplicar estas técnicas de defensa personal, ya que hemos de aprender a detectar y reconocer al agresor antes de emplear cualquiera de estas técnicas de defensa.

Nos encontraremos con situaciones en que el agresor sea algún conocido, amigo, o alguien que conozcamos que simplemente este atravesando alguna crisis nerviosa, si fuera este caso deberíamos ser prudentes con la técnica que se utilice, ya que muchas de estas podrían provocar daños irreversibles.

Por eso, en estos casos no se deberían utilizar como técnicas, golpes en los oídos, ojos o rodillas, ya que las consecuencias podrían ser la pérdida de audición, ceguera o daños en las articulaciones.

En general, hemos de tener mucho cuidado con las técnicas que aplicamos de defensa personal, esta ha de ser proporcional al peligro, y sobre todo hemos de causar el menor daño posible.

http://www.facebook.com/mugendoartesmarciales/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Añade aquí tu texto de cabecera