MUGENDO MARTIAL ARTS Y LA AUTOESTIMA

¿Qué relación tiene Mugendo con la autoestima? Ante esa pregunta, primeramente hay que tener en cuenta que hay personas que únicamente la practiquen inicialmente por estar en forma y tener su momento del día. Los hay, que lo viven, y para ellos, Mugendo forma parte de su vida, es su estilo de vida.

 

Sentir y vivir Mugendo significa verte inmerso en un mundo de filosofía donde es de vital importancia: el respeto, la humildad, el honor, el coraje y la voluntad priman ante la competición, la prepotencia, el alarde y la intolerancia. Seguramente que tu finalidad es saber defenderte, pero su consecuencia final es mucho más amplia.

 

Tras recorrer el camino, días de entreno, compartir con otros compañeros Mugendokas tu experiencias diarias en tus clases, aprender con ellos, trabajar en equipo con humildad y respeto. Ya sabes, que es ser humano, necesita sentirse integrado y formar parte de algo, formar parte de una familia marcial y compartir con ellos intereses semejantes a los nuestros.

 

Ves como día a día, y en el transcurso del camino con Mugendo, paso a paso, consiguiendo tus metas marciales y personales. Poco a poco vas descubriendo en ti sensaciones que desconocías y se van instalando en tu interior valores que no habías aprendido fuera del dojo. El vivir Mugendo  puede pasarte de intolerante a tolerante, de cobarde a valiente, de triste a alegre, de irresponsable a responsable, de inconstante a perseverante, de irrespetuoso a respetuoso…

 

Transcurre el tiempo y  sientes como cambias por dentro y por fuera. Aprendes a escucharte. Sientes que vas mejorando cada día, como artista marcial y sobretodo como persona, y lo más importante es que lo haces con ilusión, empeño y ansias de mejorar. Aumenta tu autoestima y tu autoconfianza. Te enorgulleces de tus logros y no desfalleces ante la adversidad. Aprendes el valor del compañerismo, de la ayuda y de la crítica constructiva. Aprendes a no envidiar, a no competir y a admirar al otro. Valoras al prójimo y lo tratas mejor de lo que lo habrías tratado anteriormente. Creces como persona a la vez que creces como artista marcial.

 

Puede parecer una paradoja que vivir las Artes Marciales te enseñe a vivir en paz y armonía con quienes te rodean, mientras en el dojo practicas técnicas de puño, pierna, barridos… pero así es. Tú te vas sintiendo cada día más preparado para afrontar un conflicto fuera del tatami pero siempre con las ideas de “no quiero problemas”, “combatir sin herir”, y si es necesario intervenir, “luchar para ganar”.

 

Un artista marcial (Mugendoka)   íntegro   y puro nunca provocará una conflicto, nunca reaccionará de forma desproporcionada y aun menos alardeará de sus conocimientos para la defensa o el ataque. Simplemente porque no lo necesita. Se siente bien consigo mismo y con su alrededor y se siente preparado para evitar confrontaciones. Eso significa que ha adquirido el grado suficiente de capacidad para auto protegerse y para evitar el peligro. No hay que proteger solo el cuerpo, sino también la mente y el espíritu.

 

Si buscas una forma de ejercitarte y fortalecer tu mente,  Mugendo Martial Arts es una excelente opción. No esperes más y pregunta en tu escuela de MUGENDO más cercana. Ven a conocer nuestro sistema para adultos, y si además tienes hijos, pregunta por nuestro programa Educativo Marcial MUGENKIDS by Mugendo (DISCIPLINA-TÉCNICAS ANTI BULLYING-AUTOCONTROL-PSICOMOTRICIDAD-AUMENTO DE RENDIENTO ESCOLAR).

Nuestro lema es: Queremos influir positivamente en la educación de nuestros hijos puesto que son los líderes del mañana.

https://www.facebook.com/mugendoartesmarciales/?fref=ts

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Añade aquí tu texto de cabecera