MUGENDO MARTIAL ARTS: ADAPTACIÓN A LA RUTINA Y TAREAS ESCOLARES

El fin del periodo vacacional y los meses de vuelta al colegio suponen un reto de adaptación a la rutina y tareas escolares para las familias con hijos.

Más allá de las características personales, estilos educativos y circunstancias particulares, las primeras semanas conllevan una reestructuración familiar, envuelta por un cúmulo de emociones (tensiones por las prisas, ansiedades ante el cambio, inquietudes sociales…) que requieren que, como padres, tomemos consciencia de nuestro papel determinante en el proceso de adaptación y les acompañemos con un enfoque positivo.

Considerando las rutinas como un APRENDIZAJE que contribuye a una mejora de la capacidad cognitiva, las familias debemos tenerlo en cuenta para aprovechar estos momentos de cambio y adaptación a los nuevos horarios escolares para ayudar a nuestros hijos a progresar, estableciendo unas pautas en el hogar que contribuirán a su desarrollo psicológico.

Para favorecer la adquisición progresiva de la autonomía en las actividades habituales del periodo escolar, conviene ir incorporando paulatinamente las rutinas y hábitos relacionados con el SUEÑO, la COMIDA, la HIGIENE, el ORDEN y el ESTUDIO.

Las RUTINAS ofrecen un marco de referencia que facilitan la concentración y la adquisición de las habilidades de aprendizaje (automotivación, disciplina y técnicas de estudio) que les ayudarán en el desarrollo de su capacidad de esfuerzo, la consecución de sus metas y en definitiva su bienestar.

Siendo nuestra labor como padres, contribuir al desarrollo integral de nuestros hijos, podemos proponernos convertir esta experiencia de adaptación relacionada con la adquisición de hábitos y aprendizajes en algo que desarrolle también su carácter y sus aptitudes, para ayudarlos a alcanzar su verdadero potencial.

Para ello podemos tener en cuenta algunas recomendaciones que nos faciliten la adaptación a las TAREAS ESCOLARES desde un enfoque educativo que genere confianza y cambios positivos en el autoconcepto de nuestros hijos:

PLANIFICAR con antelación y coherencia las rutinas, para ayudar a crear el hábito de estudio. Estableciendo horarios y prefijando metas a corto plazo que les permita alcanzar los objetivos deseados al mismo tiempo que puedan disfrutas de tiempo libre para realizar otras actividades más lúdicas. Los padres debemos tener claras las pautas fijadas. Marcar los tiempos, hablar con claridad y prever cambios.

ORGANIZAR y EVALUAR los resultados conjuntamente con el objetivo de ir aumentando su autonomía y autoconfianza. Revisar junto a nuestros hijos que el horario de estudio y el lugar físico sean los más idóneos y que se repitan/adapten diariamente según las necesidades. Además debemos servir de modelo para nuestros hijos, cuidando y respetando el espacio de concentración. Que los tiempos no excedan lo recomendado, prefijando los intervalos de descanso. Y que el lugar donde se realiza la tarea esté ordenado y con todo lo necesario antes de empezar la tarea, para evitar distracciones innecesarias.

SUPERVISAR el desarrollo de la agenda diaria para detectar una posible SOBRECARGA de tareas. Velar por que exista un equilibrio sano entre el cumplimiento de

los límites establecidos y la posibilidad de movimiento espontaneo, para facilitar el proceso creativo. Aportando flexibilidad ante la rigidez y límites ante el posible caos.

Despertar la INQUIETUD y CURIOSIDAD por aprender. Considerando que el elemento esencial en el aprendizaje es la emoción. Podemos contribuir a renovar el concepto de “deberes”, encaminándolo hacia una idea que resulte más interesante para nuestros hijos. Complementando las tareas escolares con materiales o actividades didácticas que introduzcan sus gustos y aficiones. Podemos recurrir a las nuevas tecnologías, películas, cuentos, fotos, salidas a la naturaleza, visitas a museos… En función de la materia que esté aprendiendo.

Alimentar la CONEXIÓN EMOCIONAL y la COMUNICACIÓN entre PADRES E HIJOS. Dedicar espacios de tiempo a jugar con nuestros hijos, compartir actividades divertidas y dar muestras de cariño nos ayuda a conectar con las emociones básicas. Propiciando de manera consciente un dialogo cálido y una escucha activa donde poder identificar y comprender de manera más profunda las emociones de nuestros hijos.

Cuidar el ESTADO EMOCIONAL de nuestros hijos. Para permitir que las emociones bloqueadas (Frustraciones, auto exigencias, preocupaciones, perfeccionismo, miedos y ansiedades) se expresen sanamente y puedan dejar paso al estado emocional equilibrado, donde puedan prestar la atención, la concentración y la motivación necesarias para realizar las tareas escolares.

REFORZAR las ACTITUDES de nuestros hijos encaminadas a la consecución de las metas fijadas, con palabras de ánimo, satisfacción y reconocimiento por el esfuerzo realizado. Con el objetivo de lograr que el comportamiento sea motivado por el deseo de mejorar y por la satisfacción de hacer las cosas bien hechas. Este reconocimiento a sus logros puede complementarse con recompensas simbólicas, que dan valor a los comportamientos y esfuerzos personales, como las medallas, las copas, los colores de los cinturones y/o el uso de pegatinas (como en el “programa motivacional MUGENKIDS”).

De este modo se va afianzando el hábito, gracias a una motivación intrínseca.

Concluyo estas líneas esperando que estas reflexiones acerca del conocimiento de cómo las relaciones interpersonales condicionan el desarrollo infantil, aporten un enfoque positivo y comprometido con la importancia de desarrollar una relación más consciente con nuestros hijos, tomando los periodos de cambios y adaptación a nuevos aprendizajes como oportunidades para desarrollar su inteligencia emocional. Teniendo en cuenta que la valoración por el esfuerzo realizado y los logros alcanzados, facilita la formación de un autoconcepto sano. Y éste es alimento esencial para su AUTOESTIMA.

Paloma Durà Garcia,

psicóloga-psicoterapeuta

colegiada 25000

fuentes:

El cerebro del niño D.J. Siegel y Tina Payne

Ser padres conscientes. D.J.Siegel y M.Hartzell

DE VUELTA A LA RUTINA, CON MUGENDO TIENES LA SOLUCIÓN

Llega septiembre, llega la realidad de nuestro día a día, se termina el verano. Esos días de playa, paellas, chiringuitos, cervecitas, piscina, sol… Esos días que tanto nos gusta donde desconectamos del trabajo, conectamos con nosotros y los nuestros. Nos quedan ya en el recuerdo como un horizonte lejano y a la espera de nuestras siguientes vacaciones.

Llega el momento de volver al trabajo, llevar a los pequeños a la escuela, las extraescolares, las semanas largas y los cortos fines de semana, las fiestas de cumpleaños.  Pues estamos de enhorabuena porqué desde Mugendo Martial Arts nos hemos propuesto como siempre, apoyaros con un amplio abanico de programas para que el regreso a vuestro día a día sea más ameno y por qué no, divertido. Llega los momentos de la puesta a punto para grandes y pequeños mediante nuestras promociones de vuelta al cole, ponte en forma, mantenimiento o nuestros seminarios de antibullying  o defensa personal femenina. Un sinfín de novedades que iremos informando pero empieza ya  aprovéchate de nuestra última promoción solo durante septiembre con matricula y uniforme todo incluido a un precio inmejorable y con toda la seguridad y garantía que te brindamos desde siempre.  Benefíciate no solo como arte marcial, practica una filosofía  y estilo de vida donde trabajarás no solo el físico, también la mente con nuestros programas.

-¿Depresión post vacacional? Con Mugendo tienes la solución.

 

-¿Ansiedad? Con Mugendo tienes la solución.

 

-¿Concentración? Con Mugendo tienes la solución.

 

-¿Pérdida de peso? Con Mugendo tienes la solución.

 

-¿Problemas escolares? Con Mugendo tienes la solución.

 

¿Aun no nos conoces?  Pues te presentamos nuestros programas de MUGENDO KIDS, MUGENDO ADULTOS o DEFENSA PERSONAL FEMENINA. Busca y escoge entre nuestras escuelas de artes marciales Mugendo más cercana en www.mugendo.es y solicita la clase de prueba gratis para ti, para tu empresa o para toda tu familia.

ARTÍCULO PSICÓLOGA COMO COMENZAR LA RUTINA- VUELTA COLE

Los niños han pasado tres meses en los que lo más probable es que sus horarios, rutinas y actividades se hayan alterado por completo. Lo más probable es que el niño ya no madrugue, se acueste más tarde, cene a otras horas y no tenga deberes que hacer. En verano las costumbres de los padres se relajan y los niños las adoptan encantados. Es normal que si un niño se ha estado yendo a dormir muchas noches a las once o a las doce, en lugar de hacerlo a las 20h o las 21h le cueste dormir de nuevo a una hora tan temprana. Por otra parte, los madrugones harán que duerma menos, peor y que por lo tanto se encuentre más cansado e irritable. Por otra parte, están los citados deberes: muchos niños hacen deberes en verano (aunque no hayan suspendido nada) pero son cuadernos con ejercicios divertidos cuya intención es que el niño no olvide lo que ha aprendido. Ahora, en cambio, tiene la obligación de hacer ejercicios que al día siguiente tendrá que presentar. Y deberá hacerlos antes de cenar y de irse a dormir, claro.

Por otra parte ahora los niños tienen mucho menos tiempo para dedicar a sus juegos y al ocio. Esto también puede llenarles de frustración y los niños, ya se sabe, suelen tener baja tolerancia a la misma. No es lo mismo jugar a la consola, con la tableta de los padres, con los juguetes o con los primos y amigos del pueblo durante cuatro horas que dedicarles una hora. A todos estos cambios tienen que adaptarse los padres. Esto implica volver a organizarse tras tres meses para ver quién ayuda a hacer los deberes, quién hace la cena, quién le da la merienda… Unamos a esto la ya de por sí dura adaptación a la vuelta al trabajo que conocemos por síndrome postvacacional.

Como con los adultos, la vuelta a la rutina es mucho mejor si se hace de modo paulatino. Por ejemplo, haciendo que unas semanas antes los niños vayan acostándose un poco más pronto cada noche. Esta y muchas otras medidas de adaptación pueden mejorarse con las normas de conducta que proponemos en  nuestra agenda de trabajo MUGENKIDS. Por lo tanto os recomendamos incorporarse a las normas diarias y la rutina de trabajo lo antes posible y no esperar a que empiece el colegio. Nuestras clases pueden ayudaros con nuestro sistema de recompensas y motivación para que esta adaptación sea lo más llevadera y rápida posible.

Ánimo y os esperamos en vuestra escuela Mugendo. Y si todavía no nos conoces, busca tu centro más cercano en www.mugendo.es y solicita la clase de prueba gratis para ti y toda tu familia.